Colegio Calasanz de las Escuelas Pías

Los Padres Escolapios llegaron a Buenos Aires en 1891, comenzando una escuela en la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. En 1895 recibieron la donación del terreno en la esquina de las avenidas La Plata y Directorio de D. Juan Manuel Villarino y su esposa Da. Gertrudis Casalins. Al año siguiente se bendice la piedra fundamental del Colegio, actuando como padrino el Presidente de la República, Dr. José Evaristo Uriburu y como madrina Da Magdalena Dorrego de Ortiz Basualdo. El proyecto del edificio se encomendó al notable arquitecto D. Juan Buschiazzo. En 1900 comenzaron a dictarse las clases en el nuevo edificio, y desde ese año egresan del Colegio Calasanz alumnos del 5º año de la secundaria. En 1915, gracias a la generosidad de la señora Inés Ortiz Basualdo de Peña y D. Manuel de Uribelarrea, se construyó el templo parroquial, primero en el mundo dedicado a San José de Calasanz, bendecido por el Exmo. Sr. Arzobispo D. Mariano Antonio Espinosa. Una segunda etapa edilicia es de 1991, proyecto del Ing, Félix Chazal.

            Desde hace 125 años, el Colegio ha tenido una profunda incidencia en el barrio y en la ciudad entera, con miles de egresados que se han cultivado en la Piedad y las Letras, para alcanzar el Bien, la Verdad, la Unidad y la Belleza. Tanto el Colegio como la Parroquia forman parte de la historia de la Ciudad de Buenos Aires. El cuerpo docente y toda la actividad educativa son conducidos por la comunidad religiosa presente en las celebraciones litúrgicas, en los patios y en las aulas, dinamizando con su entrega la vida escolar. Somos un Colegio con historia e identidad, raíces fuertes que sostienen un árbol frondoso y fructífero. Unirse al Colegio Calasanz es formar parte de esta comunidad y de esta historia.